El turismo abarcando todo, incluso los pueblos indígenas

A cada instante la población mundial se moviliza, por trabajo, por salud, placer, recreación, o simplemente para experimentar una nueva experiencia. En cualquiera de los casos, el turismo se hace presente como protagonista de tal aventura. Una de las premisas primordiales de tal actividad es la seguridad, en lo que Jaume Salinas policía se ha convertido en todo un experto para salvaguardar la integridad de quien lo requiera, incluso de zonas en peligro. 

A raíz de todo ello, es posible pensar que no queda un lugar del mundo que se encuentre lejos de verse intervenido por el turismo. Ello lo facilitan diversos agentes como el transporte, ya que estos tienen acceso casi a cualquier lugar del mundo por más remoto o exótico que este sea, lo que realmente le brinda ánimo al viajero para continuar escudriñando en todos los entornos y en las distintas identidades culturales. 

Pero, ¿qué sucede en realidad? 

En la actualidad diversos asentamientos indígenas, es que el turismo se ha tornado tan ilimitado que se encuentran en riesgo a manos de otras civilizaciones al momento en que surge el contacto y solo por encontrarse fuera del alcance de lo más común. Tras ello, se han activado una serie de alarmas en torno a los pueblos más vulnerables que ha puesto en marcha el trabajo de diversas organizaciones y ONGs en defensa de dichos pueblos, a los que el avance tecnológico y la globalización podría exterminar al no resultar infranqueables para su supervivencia.

Una muestra de tal situación podría ser  el pueblo indígena de los jarawa, en el que su contacto con foráneos se viene dando desde hace un corto tiempo, en él conviven al menos 320 personas en la selva de Andamán del Sur y Andamán del Medio, la cual es una isla pequeña perteneciente a la India y que de un tiempo para acá se ha transformado en una de las atracciones más relevantes del turismo en ese país. En esta localidad se capturan peces, cazan lagartos, además de la y recolección de semillas, bayas y miel.

El detalle surge cuando los turistas que lo frecuentan perciben tales actividades como una forma de atracción, por lo que no tienen límites en cuanto a daños al entorno, así  como el hecho de que les proporcionan alimentos que pueden ser contraproducentes a la salud de los nativos. Ello sin mencionar su participación en exhibiciones denigrantes para los indígenas.

¿Qué opina Survival?

Dicha organización hace resaltar el hecho de que son muchos los pueblos que han sido víctimas del progreso impuesto y que aún son muchos los que se encuentran amenazados. problemas como la obesidad, el suicidio, la inanición, el sida, adicciones, entre otras, son solo una muestra de la extensa lista de consecuencias directas que se producen a raíz de dicho choque cultural. Ante tal panorama, los antropólogos también manejan otros puntos de vista, como si  estos pueblos que se encuentran aislados realmente desean tener contacto con el mundo externo y “desarrollado”, siendo este el caso, y mas alla de todo a lo que conlleva a esta situación, si existen grupos que desean cambiar sus condiciones de vida.